Pasar al contenido principal

La atención de la salud es mucho más que atención médica: reflexiones sobre el coronavirus

Catarina de Albuquerque, SWA CEO
11 Mar 2020

Mientras sigo el progreso del coronavirus y lo que se ha dicho sobre el tema, no puedo evitar reconocer que quienes trabajan en el sector del agua, el saneamiento y la higiene están familiarizados con muchos de estos mensajes. Estos son algunos ejemplos:

  1. La atención de la salud es mucho más que la atención médica. La buena salud depende de una serie de factores sociales, ambientales y económicos que tienen que ver más con la prevención que con la cura. El acceso al agua, el saneamiento y la higiene es vital para abordar los principales problemas de salud, como el coronavirus, pero también otras enfermedades prevenibles como la diarrea, el cólera y la neumonía.

  2. Una sociedad es tan saludable como sus miembros más vulnerables. Puedes tener el inodoro más limpio y lavarte las manos concienzudamente, pero si tus vecinos y sus vecinos no tienen acceso a las mismas condiciones, entonces tú también eres vulnerable. Las desigualdades en el acceso a la atención de la salud, así como al agua, el saneamiento y la higiene, ponen en peligro la salud de todos.

  3. Los sistemas resilientes salvan vidas. El  coronavirus  está demostrando la importancia de lo que los aliados de SWA tratan de lograr con su trabajo: gobiernos con sistemas fuertes y resistentes. Por sistemas, me refiero a la atención sanitaria accesible, la información y, por supuesto, el agua, el saneamiento y la higiene. Y por fuerte y resistente me refiero a sistemas que están bien administrados, que disponen de las personas adecuadas, con los conocimientos adecuados y con la financiación adecuada. Sistemas que tienen planes de gestión de riesgos y que aseguran que todas las partes interesadas contribuyan de manera coordinada.

  4. El agua, el saneamiento y la higiene son indivisibles. Para ser mantener la higiene se necesitan instalaciones de saneamiento adecuadas con agua corriente y jabón. Para tener agua limpia, se necesita que los residuos se gestionen adecuadamente, para que no contaminen las fuentes de agua. Tener un inodoro con agua corriente y jabón, pero no el hábito de lavarse las manos, aún nos hace vulnerables al contagio.

Hoy en día, todavía hay 2.200 millones de personas sin agua potable, 4.200 millones sin un lugar seguro para ir al baño y el 40% de la población mundial no tiene instalaciones básicas para lavarse las manos con agua y jabón disponibles en casa. Los virus no reconocen fronteras.

SWA y sus aliados seguirán trabajando para que el mundo esté mejor preparado para responder a las crisis de salud. Seguiremos luchando por que se reconozca la importancia de invertir en agua, saneamiento e higiene, hasta que el acceso sea una garantía para todos, siempre y en todas partes.

Catarina de Abuquerque,  la directora ejecutiva, SWA
Catarina de Albuquerque 
La Directora Ejecutiva, SWA