Pasar al contenido principal

Declaración del sector privado de SWA sobre el brote de COVID-19

SWA Private Sector Members
03 Apr 2020

“La COVID-19 es una crisis de saneamiento, agua e higiene mal gestionada”: Catarina De Albuquerque, Directora Ejecutiva, SWA.

Los miembros del sector privado de SWA están trabajando en estrecha colaboración con los gobiernos, las autoridades públicas y otras partes interesadas para ayudar a los ciudadanos a mantenerse a salvo del brote de COVID-19, apoyar la recuperación de las personas y ayudar a establecer hoy en día sistemas sostenibles que permitan la creación de futuros sistemas resistentes después de la crisis.

Con la OMS y UNICEF haciendo hincapié en el importante papel del saneamiento, el agua y la higiene en la respuesta al coronavirus, y del lavado de manos con jabón para reducir la propagación de la pandemia por coronavirus, el poder protector del saneamiento, el agua y la higiene –incluido el lavado de manos– ha recibido una atención mundial sin precedentes.  

Los miembros del sector privado de SWA siguen haciendo todo lo posible para facilitar el lavado de manos y proporcionar acceso al agua, el saneamiento y la higiene, entre otras cosas mediante nuestros productos, nuestros laboratorios, nuestros asesores expertos e innovadores y nuestros trabajadores clave que prestan servicios esenciales de utilidad pública.

Estos esfuerzos mundiales en materia de saneamiento e higiene son fundamentales en la batalla contra el nuevo coronavirus, pero también contra el cólera y otras enfermedades como la diarrea y la neumonía, que se cobran cada año la vida de más de 1,2 millones de niños menores de 5 años. Por ejemplo, el lavado de manos con jabón puede reducir el riesgo de padecer diarrea por lo menos en un 40% y disminuir considerablemente el riesgo de contraer infecciones respiratorias.

El sector privado, mediante una amplia variedad de nuevas soluciones empresariales que se están desplegando para confrontar la crisis, se encuentran en una posición única para contribuir a intensificar los esfuerzos en la respuesta y convertirse en sistemas sostenibles y resistentes después de la crisis.  

Sin embargo, no podemos ni debemos hacerlo solos: creemos sinceramente que las alianzas entre múltiples partes interesadas y una acción conjunta que aproveche diversos conocimientos especializados, canales, cofinanciación y capacidad de ampliar las intervenciones, son la mejor manera de proteger a todos durante la pandemia actual mediante el suministro de agua, saneamiento e higiene para todos.

Y son los gobiernos y las autoridades públicas los que tienen que desempeñar un papel irremplazable en materia de liderazgo. Ahora más que nunca, es el momento de actuar con audacia. Nuestro mensaje a todos los gobiernos es que pueden contar con el pleno apoyo de los miembros del sector privado de SWA.

Hacemos un llamamiento a todos los gobiernos para que asuman la iniciativa y den prioridad a la necesidad de adoptar medidas de colaboración para promover y posibilitar el lavado de manos y la higiene para todos, no sólo ahora, sino también a largo plazo, con miras a aumentar el acceso al agua potable, el saneamiento y la higiene después de la respuesta inmediata a la pandemia. 

Para el sector privado, y específicamente para las empresas, esto significa lo siguiente:

  • Las empresas pequeñas y grandes que proporcionan productos y servicios esenciales de saneamiento, agua, higiene y lavado de manos a nivel local deben poder seguir funcionando, y sus esfuerzos deben ampliarse durante la respuesta.  
  • La ampliación de emergencia de las empresas que se realice ahora para proteger a los más vulnerables podrá servir para seguir suministrando productos y servicios después de la crisis.  
  • En los países de bajos ingresos es preciso financiar las redes de seguridad de las pequeñas y medianas empresas (PYME) locales de agua, saneamiento, higiene y lavado de manos a fin de que sobrevivan a la crisis y prosperen después de la crisis, al igual que ocurre con las PYME de los países de altos ingresos.
  • Es preciso acelerar las innovaciones actuales en materia de saneamiento, higiene y lavado de manos, y respaldarlas con asistencia técnica.

Instamos a los gobiernos a que se sumen al Mecanismo de Responsabilidad Mutua de SWA y a que aprovechen todo su potencial para introducir cambios inmediatos y a más largo plazo en los sistemas. Al posibilitar una acción conjunta y basada en la cooperación, con unos niveles adecuados de rendición de cuentas y supervisión para intensificar el lavado de manos y preservar el saneamiento, la salud y la higiene, podemos posibilitar que surjan nuevas vías de desarrollo sostenible e inclusivo que no dejen a nadie atrás. La adopción a gran escala de mejores servicios de WASH y de lavado de manos requiere el apoyo de un entorno propicio dirigido por los gobiernos en colaboración con las empresas, la sociedad civil y los aliados en la investigación y el aprendizaje.

Ahora es el momento adecuado. Debido a su potencial para proteger a las personas y salvar vidas frente a la COVID-19, cada vez se comprende más la importancia vital de lavarse las manos con jabón y agua corriente.  Pero necesitamos que los gobiernos planifiquen y asuman importantes compromisos financieros plurianuales para apoyar y promover el lavado de manos a fin de proteger la vida de todos sus ciudadanos.

Por último, instamos a todos los gobiernos a que trabajen con todos los asociados para planificar la forma de promover eficazmente las instalaciones para el lavado de manos y el cambio de comportamiento durante la pandemia y después de que la pandemia finalice, cuando probablemente también se agotará la atención que se presta al lavado de manos. Esto debería incluir la garantía de que todas las escuelas y todos los centros de atención de la salud de cada país tengan acceso a un saneamiento gestionado de forma segura y a jabón y agua para todos los estudiantes, pacientes y personal. El resultado debe ser que las personas en el hogar, el trabajo, la escuela y en sus comunidades se acostumbren a lavarse las manos en momentos críticos, incluso después de estar en lugares públicos, después de tocar superficies frecuentemente manipuladas, después de toser o estornudar, antes de las comidas y después de usar el inodoro.